08 enero 2013

Martes de opinión ¿Lo siento, Windows 8, pero te amo y te extraño Windows 7?

8to7_primary-100013616-gallery

Continuando con lo que me prepuse el primero de enero de este año que cayó en martes, he decidido escribir mi punto de opinión, sobre diferentes temas enfocados con el ecosistema de mi Blog.

 

Hoy voy a publicar la opinión no mía sino de un amigo quien decidió probar Windows 8 en su laptop, después de un mes de haberlo utilizado el me comento lo siguiente, “Amigo lo siento mucho, pero no puedo continuar más en Windows 8, lo único productivo para mí en esta versión ha sido el escritorio clásico de Windows 7”

 

Tras charlar varias horas el llego a la conclusión que su laptop al no contar con una pantalla táctil se vuelve totalmente improductiva la nueva interfaz, por eso decidió hacer Downgrade hacia Windows 7.

 

Windows-8-love-hate-header

 

 

En resumen: Opinión de mi amigo

 

En la vida todos sentimos alegría y arrepentimiento después de probar un producto nuevo hasta que salga un nuevo juguete. El ardiente deseo de buscar algo nuevo resulta contraproducente. Mi experiencia en el manejo de Windows 8 no es diferente, al ser el último Sistema Operativo de Microsoft ha cumplido rara vez con casi todos los requisitos adecuados, Pero lo que realmente quiero es volver a Windows 7. Aunque mi amigo Ronald no esté de acuerdo.

 

Empecé a usar Windows 8 a mediados de Noviembre y a lo largo de todo este tiempo con él no me ha dado mayor problema, pero, la dificultad es su nueva interfaz “Metro” que es totalmente improductiva en mi laptop, al no tener una pantalla táctil y de carecer de aplicaciones productivas, por eso desde el arranque de mi laptop siempre comenzaba dando un clic en la aplicación de escritorio clásico.

 

 

Windows 8 carece de apego emocional

 

Su pantalla de inicio puede ser un deleite en una pantalla táctil, pero para alguien como yo no me sirve. Sus baldosas vivas, son modernas y tienen un aspecto muy limpio, pero al mismo tiempo son características inútiles para mí al poseer un iPad y un Smartphone Samsung que son lo que son dispositivo de consumo de información, los cuales utilizo para ver la información meteorológica, correos electrónicos, Facebook, etc.

 

Al usar mi Tablet iPad es mucho más agradable la experiencia con estos dispositivos, ejemplo no puedo sostener mi laptop como puedo usar mi iPad.

 

En cambio Windows 7 cuenta con un menú inicio el cual uno obtiene una experiencia gratificante con cada clic, apagar, reiniciar mi computadora portátil, navegar a través de mi ordenador, etc. De manera que se sienta natural para un usuario de Windows tradicional. Por lo contrario un nuevo usuario de Windows con una Tablet o un Hibrido con pantalla táctil se va enamorar de la pantalla de inicio y toda su interfaz “Metro”

 

 

Productividad

 

Una vez más, Windows 8 puede presentar aplicaciones pero el navegador ofrece una experiencia mucho más gratificante desde mi punto de vista. Sólo tengo que cambiar de pestañas para llegar a donde quiero, mientras que el uso de las aplicaciones en Windows 8 sólo causa frustración al navegar entre ellas - la experiencia no está optimizado para el funcionamiento del ratón. Hay atajos de teclado, claro, pero ¿por qué pasar por todo ese problema cuando Windows 7 se combina con un navegador que es igual de bueno o mejor?

 

Mi problema principal, sin embargo, y uno que me parece detectar más y más a menudo, es que yo uso Windows 8 como yo lo hice con Windows 7. Debo de decir que el 99 por ciento del tiempo dedicado a mi laptop se realiza en el modo de escritorio con apenas o ningún uso de la pantalla de inicio. La razón es simple: en el modo de escritorio puedo elegir la disposición y el tamaño de cualquier ventana abierta, lo que me permite ver dos páginas web o documentos de Word, por ejemplo, al mismo tiempo sin reducir el zoom.

 

Pero en Windows 8 ¿cuál es el punto de tener un gran panel con una resolución alta si estoy limitado a ver dos aplicaciones simultáneamente sólo en un tamaño predeterminado? No me gusta la idea de Microsoft de limitar los tamaños de las aplicaciones abiertas en pantalla compartida, una aplicación tendrá un cuarto más o menos, mientras que la otra se muestra en el espacio restante.

 

 

Conclusión ¿Windows 8 vale la pena?

 

windows-8-pro_consumer-100013582-large

 

A lo largo de mi tiempo con Windows 8, honestamente hablando, Windows 8 me ha servido bastante bien, con sólo leves problemas de software como una pantalla azul de la muerte, pero al mismo tiempo también lo hizo en Windows 7.

 

Los sistemas operativos no suelen estar diseñados para ser amado, pero al fin y al cabo ese elemento peculiar es de la máxima importancia. Cuando no hay alegría en el uso de Windows 8 no siento ninguna alegría en el uso de mi laptop tampoco.

 

Por eso digo que Windows 8 no vale la pena; Windows 8 es un gran producto que va a la vanguardia en dispositivos como Tablet, con una interfaz fresca y diferente, pero es tonto pensar que es productivo en una PC de escritorio o en una portátil sin pantalla táctil. ¿Te imaginas a Windows 8 en una empresa, donde solo utilizan programas basados con el entorno clásico del escritorio?